Se ha producido un error en este gadget.

martes, 15 de marzo de 2011

No hay cama chica

No hay cama chica ya que el compartir la cama siempre viene del sentimiento, y no de la idea de compartir nuestra intimidad.

Entiéndase intimidad como algo que es "solo nuestro", y no sexo. Ya que durante nuestra vida compartimos la cama con amigos, amantes, amores y uno que otro desconocido, y es vital saber que lado queremos compartirla.

Por más que digan los expertos que dormir solos es lo ideal para nuestra columna y el buen descanso, ¿Qué saben ellos de llenar la cama con emociones?.

Todos o al menos la mayoría hemos realizado esta actividad con amig@s, y es una sensación de libertad y comodidad, por que aunque quizás nos critiquen porque roncamos, nos movemos mucho, nos destapamos, o cualquier cosa que se les ocurra, al final, que rico pasamos la noche y gozamos la compañía, o nos sirvió para olvidar la soledad.

Cuando dormimos con un amante, quizás lo que menos hagas es dormir, pero tienes la certeza de dormirás tranquilamente, sin importate como lucirás en la mañana, ya que seguramente, se marche con la luna o al primer rayo de sol.

Compartir la cama con amor es delicioso, porque duermes acompañad@ de alguien que vela tu sueño, el que seguramente juega con su cabello mientras descansas, le platicas cosas al oído mientras duerme, te recorre el cuerpo con la yema de los dedos o respira el olor de tu cabello para grabarte en su mente las noches que no puede dormir contigo.

El dormir con un desconocido, es casi igual que con un amante, con la diferencia que al desconocido, quizás lo queremos llegar a conocer o quizás no.

Aunque veces solo es rico tener una cama tibia en las noches frías y en la cual poder sudar las noches de verano.

Sí, es cierto, no hay cama chica, pero si la hay es porque probablemente este llena de soledad, frialdad, ira y angustia.

Al final no importa con quien durmamos, sino con quien despertemos. Si esa persona nos hace sonreír por la mañana, nos dice palabras tiernas, para despertarnos, nos alienta para tener un mejor día, o simplemente hace algo que llena de luz nuestra vida, estamos durmiendo con la persona correcta.

¡Ah! y se me estaba olvidado, un consejo para todos aquellos que no les gusta abrir la boca hasta después que se hayan lavado los dientes, vayan a su tienda mas cercana y cómprense una cajita de mentas, hay a doc a cualquier cuarto, y siempre servirán para poder platicar por las mañanas sin el temor de fulminar con el aliento a quien esta a su lado.

-E-