Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 17 de febrero de 2011

Pecado: Confusión, Confesión: Comunicación

Hace unos días charle con un viejo amigo y me recordó algo que solía decir y que es muy aplicable a lo que es y será esta blog.
Así que empecemos con las confesiones ¿ok?
Te confieso, y mira que toda confesión se da como consecuencia de un pecado, que lejos de redimirse, quiere ser expresado.
Mi pecado hoy es la confusión.
Cuantas veces creemos dar un mensaje a las personas y al paso del tiempo nos damos cuenta que el mensaje no llegó o llego mucho más distorsionado de lo que creíamos.
Pero ¿Cómo no vamos a ser confusos? si todo el tiempo nos la pasamos siendo contradictorios, ambiguos e inclusive practicando el sabotaje personal, y las personas que nos rodean se dan cuenta de que somos, o no, consistentes como personas y de nuestra personalidad.
Y ¿Qué es la personalidad? Yo siempre he pensado que la personalidad de las personas se forman como las esferas de disco, y no me refiero a grandes y luminosas, sino mas bien a que cada fragmento es una parte de nuestro yo: El Yo trabajador, el Yo amigo, el Yo hermano, el Yo subordinado, el Yo pareja, el Yo etc, etc, etc, y que el Yo que este en turno depende del reflector de vida que nos este iluminando.
Es que decir somos la suma de un montón de cositas pegadas una a la otra a través de los años y las experiencias, que termina formando la persona que somos, y que hay puntos en la vida que tenemos que darnos mantenimiento, quitar los cuadritos que ya no usamos, reparar los que están dañados, ver los que se han caído ¿sirven o ya no? ¿Qué nuevos espejos pondré?
El estar bien y conocernos, nos dará ventajas innumerables, como por ejemplo, al estar solteros, estaremos cómodos con nosotros mismos, si estamos emparejados, seremos mejor pareja porque nos conocemos y no estamos buscando que otra persona nos "complemente" diciéndonos como ser, es decir, no buscar medias naranjas, por que somos naranjas completas.
Al conocernos por completo tendremos control total de nuestras habilidades, gustos y preferencias, no existirá la soledad y nos comunicaremos mejor. Y no me refiero solo a comunicación verbal, sino en todos los niveles de comunicación.
Y he aquí mi confesión.
Confieso que ya es momento de darme mantenimiento, pulirme, quitarme lo viejo, pasar a lo nuevo, dar un vuelco a mi vida, terminar un capítulo, empezar uno nuevo, cerrar ciclos, terminar vicios, concertar objetivos, y empezar a girar a la misma velocidad que este mundo.
¿Con qué razón? Ponerle pies y cabeza, quitar de mi vida la confusión, dar un paso hacia adelante en el camino que estoy por descubrir. Comunicarme con la vida será un factor principal, no le daré mensajes equivocados, seré coherente con lo que digo y hago para alcanzar mis objetivos. Por que al final, solo quiero vivir mejor y ¿Quién no?
-E-